Voluntariado

Voluntariado

En una sociedad que siente la influencia del materialismo y el hedonismo, la vitalidad del voluntariado representa un signo prometedor de esperanza. La acción de los voluntarios destaca el valor de la solidaridad, contribución insustituible para responder a las expectativas profundas de la persona y resolver los graves y urgentes problemas de la humanidad. El voluntariado se caracteriza precisamente por su capacidad de testimoniar amor gratuito al prójimo, contribuyendo de este modo a transformar la realidad de manera colectiva y participada.

El Voluntariado de PROCLADE, es un ámbito que ofrece oportunidades para compartir la vida y el servicio con una intensidad particular. Se desarrolla en comunidades donde residen y actúan los Misioneros Claretianos.

Las experiencias favorecen condiciones para profundizar la reflexión y las respuestas solidarias a realidades desafiantes.

Experiencias de Voluntariado

Parroquia San Juan Bautista, Lambaré, Paraguay

Acompañamiento de familias en asentamientos, asistencia nutricional, desarrollo infantil y juvenil, asistencia a ancianos.
Duración de la experiencia: 50 días

Experiencias desarrolladas: 2016, 2017 y 2018 (participaron 10 voluntario-as en total).

Ubicada en un municipio del gran Asunción, esta zona presenta grandes contrastes en cuanto a niveles de vida y de consumo. La Parroquia donde residen los Claretianos está compuesta de seis capillas y la sede. Jesus Misericordioso es una de las caplillas, que incluye en su radio varios asentamientos, donde residen familias recicladoras. El Voluntariado Misionero realiza su aporte desde la animación de grupos de jóvenes y, junto con ellos, favorece las tareas de PROCLADE y organización comunitaria en esos barrios.


Parroquia Exaltación de la Cruz, Ingeniero Jacobacci, Argentina

Duración de la experiencia: 11 meses

Experiencias desarrolladas: 2016 (2 voluntarias)

Ubicada en la Provincia de Río Negro, en la Patagonia Argentina, esta comunidad presenta una gran extension, a lo largo de la cual se ubican parajes dispersos y algunos pueblos pequeños. El trabajo que realiza allí la comunidad claretiana implica acompañar a los habitantes de la zona a través de una variedad de propuestas, como ser: proyectos productivos y de capacitación, formación integral, promoción de la cultura, la espiritualidad y la autodeterminación del pueblo mapuche. Se presenta como desafío el cuidado de la Casa Común, habida cuenta de la constante amenaza de instalación y desarrollo de megaproyectos mineros. La experiencia de Voluntariado se inserta en este proceso y ofrece diversas posibilidades.