Proclade

Los Misioneros Claretianos están presentes en muchos lugares del mundo

Promoción Claretiana de Desarrollo, Proclade.

Para responder eficazmente a fuertes interpelaciones de nuestro tiempo como son el Grito de la Madre Tierra y el Clamor de los Pobres y por la Justicia, los Claretianos cuentan con una ONG internacional de nombre PROCLADE INTERNAZIONALE.

Misión

Cooperar en el bienestar y desarrollo de los sectores empobrecidos, promoviendo los derechos humanos y de los pueblos, la justicia social y la paz, a través de: programas de educación y capacitación, provisión de bienes y servicios básicos, apoyo a campañas de solidaridad y concientización, acompañamiento a familiares de víctimas, ejercicio de la ciudadanía, participación en debates de la sociedad civil, etc.

Promover el voluntariado social para el desarrollo y realizar un trabajo de sensibilización sobre la situación de los pueblos y regiones más vulneradas, a través de la coordinación, organización y acompañamiento de experiencias solidarias de jóvenes y adultos que participen en proyectos que se desarrollan en comunidades.

Elaborar y ejecutar proyectos sociales de lucha contra la pobreza, que fomenten el desarrollo y la educación en comunidades urbanas y rurales.

Visión

El grito de los pobres y los necesitados se oye de formas muy diversas en nuestro mundo. Nos interpelan las situaciones de desigualdad e injusticia que generan una brecha cada vez mayor entre ricos y pobres, el creciente número de los excluidos y descartados y las múltiples manifestaciones de la violencia. Nos sentimos llamados a denunciar la idolatría del dinero y el Mercado y a impulsar la inclusión social de los pobres, el diálogo, la paz, la justicia y la defensa de la Madre Tierra.

Queremos oír estos clamores y responder a ellos con todas nuestras fuerzas y herramientas disponibles, cooperando con la liberación de los Pueblos.


No se trata sólo de alentar pequeños gestos hacia personas concretas, sino de empeñarnos en la transformación de la realidad, en todas las dimensiones de la vida de todas las personas, en todos los ámbitos de la convivencia social y en todos los pueblos.

Somos ya muy conscientes de lo que le está pasando a nuestra Madre Tierra: pérdida de biodiversidad, deterioro de la calidad de vida, degradación social e inequidad planetaria. Somos una sola familia humana. Pero mientras muchos supeditan todo al consumo hay miles de millones de personas excluidas cuyos intereses parecen no contar. Numerosas culturas y etnias corren el riesgo de desintegrarse o desaparecer. El gemido de la Tierra y de los abandonados reclama que la humanidad tome otro rumbo. Es urgente unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral que haga frente a la explotación insostenible alentada por el afán desmedido de poseer y un sistema económico radicalmente injusto.

Nos sentimos llamados a promover una ecología realmente integral, en la que todas las criaturas reciban el respeto, protección y trato que merecen. Queremos velar por la Tierra y cuidarnos mutuamente, disfrutando de lo que ha sido puesto en manos de todos.

Queremos combatir la lógica de la violencia, el consumo exacerbado, el aprovechamiento y el egoísmo, cultivando actitudes que permiten vivir con sobriedad y sencillez, con una alegría profunda, sin obsesionarnos por el consumo. La preocupación por la vida amenazada en todas sus formas, pertenece a la entraña misma de nuestra visión como organización.